TOKYO; De aldea de pescadores a gran METROPOLI

En un hermoso día de verano de agosto de 1.590, Ieyasu Tokugawa (Foto), quien más tarde sería proclamado el primer sogun de la dinastía Tokugawa, puso pie en la aldea pesquera de Edo, en la costa este de Japón.por aquel entonces, dice un libro de historia,”Edo consisitía en unos cuantos centenares de casuchas habitadas por campesinos y pescadores” ( The shogun’s city –A history of Tokyo).En las inmediciones se erguía una fortaleza abandonada de más de un siglo de antiguedad.

Esta aldea, sumida en la oscuridad del anonimato por siglos, se convertiría en Tokyo, que además de ser la capital de Japón, es también una megalópolis: en la prefectura metropolitana de Tokyo viven más de 12.000.000 de personas. por su desarrollo se constituiría en líder mundial de la tecnología, las comunicaciones, el transporte y el comercio, asi como en sede de las mayores instituciones financieras del globo. ? Cómo se produjo semejante transformación.

De aldea de pescadores a cuidad del sogun.

A partir de 1.467 y durante un siglo, los señores feudales, que vivían en constante pugna, dividieron a Japón en feudos.Finalmente, Hideyoshi Toyotomi, senor feudal de origen humilde, unificó parcialmente el país y  se convirtió en 1.585 en regente imperial. Al principio, Ieyasu se enfrentó a este poderoso general, pero acabó aliándose con él. Juntos sitiaron y capturaron el castillo de Odawara, la fortaleza del poderoso clan Hojo, conquistando asi la región de kanto en el este de Japón.

 Hideyoshi concedió a Ieyasu las ocho porvincias de la vasta región de Kanto, que en su mayoría habian estado gobernadas por los  Hojos, lo que obligó a Ieyasu a desplazarce al oriente  de sus dominios originares. Al parecer, esta fue una acción calculada para mantener a Ieyasu lejos de Kioto, donde se hallaba la reisdencia del emperador , quien carecía de poder efectivo. A Pesar de todo, este aceptó el ofrecimiento y llegó a Edo, como relatamos al comienzo de  esta crónica. Ieyasu  se propuso hacer de esta humilde aldea de pescadores el centro de sus dominios.

A la muerte de Hideyoshi, Ieyasu encabezó una coalición formada mayormente por tropas del este y enfrentó fuerzas del oeste. En 1.600, en solo un día, obtuvo completa victoria. En 1.603 asumió y se el título de sogun y se convirtió en la práctica, en el gobernante del país. Edo pasó a ser el nuevo centro administrativo de Japón. 

 

Ieyasu ordenó a los senores feudales que suministraran materiales y mano de obra para terminar la construcción de un inmeneso castillo. En un momento determinado se utilizaron 3.000 buques para transportara los gigantescos bloques de granito extraídos de los acantilados de la peníinsula de Izu. A unos 100 kilometros (60 millas) al sur. En  el puerto había una cuadrilla de cien hombres esperando para acarrear los bloques hasta las obra.

El castillo- con mucho, el más grande de Japón– se completó cincuenta años después, durante el régimen del tercer sogun,

 y constituyó un imponente simbolo del apabullante  poder de los Tokugawa. Los samuráis, o guerreros, al servicio del sogun se instalaron en las cercanías del castillo. El sogun impuso a los senores feudales la obligación de mantener mansiones en Edo, aparte de los castillos que se poseyeran en sus territorios.

Con el objeto de satisfacer las necesidades de la creciente población de samuráis, afluyeron a Edo comerciantes y artesanos de de todo el país.Para 1695–a un siglo de la llegada de Ieyasu–la cuidad ya contaba con 1.000.000 de habitantes. Era la más populosa del mundo de aquella época.

 

 

De la espada al ábaco

El gobierno del sogun afianzó la paz de tal modo que dejó a la clase guerrera con poco que hacer.Claro está, los samuráis seguían sintiéndose orgu

llosos de su profesión,pero el poder de la espada fue cediendo al paso del ábaco, la popular calculadora manual de oriente.La paz reinó por más de dos siglos y medio. La población civil en general sobre todo los comerciantes prosperó y gozó de mayor independencia.Se facilitó así el camino al desarrollo de una cultura singular.

La gente acudía a las famosas representaciones de teatro kabuki (dramas históricos), bunraku (teatro de titeres) y rakugo (género cómico). En las calurosas tardes de verano frecuentaban las frescas orillas del río Sumida, donde estaba situado el Edo. También observaban sesiones de fuegos artificiales, una tradición que continua hasta nuestros días.

 Edo,sin embargo, seguia siendo desconocida para el resto del mundo. Por más de dos siglos se restringió todo contacto con los extranjeros, a excepción de los holandeses, chinos y coreanos, y eso con muchas limitaciones. Entonces, un suceso inesperado varió por completo el rumbo de la cuidad y el pais.

 

 

De Edo a Tokyo

Frente a las costas de Edo aparecieron de repente unos navíos de forma extraña que echaban nubes de humo negro. Los pescadores se asustaron creyendo que era volcanes flotantes, Las noticias corrieron por Edo y provocaron un éxodo masivo.

La flotilla de cuatro buques de la marina de Estados Unidos, comandada por el comodoro Matthew Perry, fondeó en la bahía de Edo el 8 de Julio de 1853. Perry solicitó al sogunado que abriera las puertas de Japón al comercio con su país. La visita de este capitán mostró a los japoneses lo atrasados que estaban en materia militar y tecnologia en comparación con el resto del mundo.

 

A partir de alli se desencadenó una serie de sucesos que culminaron con la caída del régimen de Tokugawa y la restauración del gobierno imperial.En 1868,Edo cambió de nombre por el de Tokyo, que significa ” capital oriental ” y designa su hubicación tomando a Kioto como referencia.El emperador  trasladó su residencia del palacio de Kioto al castillo de Edo, que pasó a ser el nuevo palacio imperial.

 

Bajo el influjo de la cultura occidental, el nuevo gobierno se dio la tarea de modernizar el país. Como se precisaron muchos cambios, hay quienes califican este período de milagroso. En 1869 se inaguró el servicio telegráfico entre Tokyo y Yokohama. Poco después se tendio la primera lina ferroviaria entre estas dos ciudades.De la noche a la mañana surgieron edificios de ladrillo entre casa de madera. Se construyeron bancos, hoteles, centros comerciales y restaurantes.Se fundaron las primeras universidades. Las carreteras pavimentadas sustituyeron a los caminos de tierra. por el río Sumida empezaron a circular en ambas direcciones barcos de vapor propulsados por ruedas de paletas.

 Aunque la apariencia de la gente cambió.Aunque la mayoría utilizaba el tradicional kimono,cada vez eran más los que vestían a la usanza occidental.Los hombres llevaban bigote, sombrero de copa, y bastón, en tanto que algunas mujeres, atraviadas con elegantes trajes, aprendian a bailar vals.

Juntos con el sake, la cerveza se convirtió en la bebida preferida de los consumidores, y el béisbol empezó a competir con el sumo por el primer lugar en el mundo del deporte. Tokyo absorbió, como una gran esponja, las ideas culturales y políticas del momento.Su crecimiento era imparable, hasta que un día sobrevino el desastre.

Renace de sus cenizas

El 1 de septiembre de 1923,mientras muchas personas preparaban el almuerzo, la región de kanto se vio sacudida por un viloento terremoto seguido de centenares de réplicas, entre ellas una de gran intensidad que se registró veinticuatro horas más tarde.Si bien los danos provocados  por el terremoto en si fueron devastadores, mas destructores resultaron los incendios que estallaron y que redujeron a escombros gran parte de Tokyo.De las 100 mil victimas 70 mil residían en esta ciudad.

 

Los habitantes de Tokyo iniciaron la gigantesca tarea de reconstrucción.La cuidad no se había recuperado del todo cuando volvió a sufrir un duro golpe, esta vez a causa de los bambarderos aéreos durante la segunda guerra mundial. Particularmente devastadoras fueron las 700.000 bombas que cayeron desde la media noche del  9 de marzo de  1945 hasta las tres de la mañana del día siguiente.Los edificos eran en su mayoría de madera.

Las bombas de napalm, junto con nuevos proyectiles incendiarios a base de magnesio y gasolina gelatinizada, quemaron

 el centro densamente poblado de la cuidad, matando a más de setenta y siete mil personas. Este fue el bombardero con armas no nucleares mas destructivo de toda la historia.

 

 

 

 

 

A pesar del desastre, la Tokyo de la posguerra renació de sus cenizas de forma sin precedentes.Para 1964, menos de 20 años después, se habia recuperado tanto que fue elegida sede de los juegos olimpicos de verano. La construccción no ha parado en los ultimos cuatro decenios a medida que la selva de hormigón extiende sus tentaculos hacia los lados y hacia arriba.

 

El espíritu de Tokyo al rescate

A sus cuatrocientos años, la cuidad conocida con el nombre de Tokyo no es nada antigua comparada con otras grandes urbes del mundo. Aunque algunos sectores de la ciudad conservan un aire de antaño, en realidad quedan pocos vestigios del pasado en sus construcciones.Una mirada de cerca, sin embargo, revela un modelo que tuvo su origen en los días de la antigua Edo.

 

 

 

En el centro de la metrópoli se halla una inmensa zona verde. El palacio imperial y los terrenos aldeanos ocupan el mismo

 lugar donde estaba el castillo de Edo.Desde allí salen en forma radial, como hilos de telaraña, las principales calles de la cuidad,como en la Edo original. Hasta el trazo caprichoso de las calles, que forma un laberinto, evoca imágenes de la antigua Edo. De hecho, la mayoría de las calles carecen de nombre. El trazo cuadriculado de manzanas que siguen otras grandes ciudades del mundo es reemplazado aquí por lotes numerados que difieren en forma y tamano.

 

 

 

Por encima de todo, pervive el espíritu de Tokyo: su capacidad de asimilar lo nuevo, especialmente lo que llega del extranjero, así como su capacidad de renovación y su determinación de seguir adelante pese a los terremotos, una prolongada recesión económica y el espectacular crecimiento demográfico. Venga y compruebe usted mismo el vibrante espíritu de Tokyo, la pequeña aldea de pescadores que saltó del anonimato a la fama internacional.

Tomado de la revista Despertad enero de 2008; su corresponsal japones. 

 

 

 

En la internet hay muchas paginas web que hablan de Tokyo su historia y el tokyo actual. Tambien como muchas fotos y videos si desea saber mas de Tokyo , al final de este tema podra ver un video sobre tokyo.

Enlace recomendado (excelente):

http://es.wikipedia.org/wiki/Tokio

About narvaezjapon

Ciudadano colombiano,desde hace 22 años residenciado en Japón. con esposa e hijo japoneses. Me agrada comunicar los conocimientos y experiencias de este país, me hace feliz compartir y ayudar a las personas. He asimilado mucho esta cultura y cada día aprendo mas, edito con mucho amor y dedicación y te invito a venir para que disfrutes de esta inolvidable experiencia de conocer y descubrir este maravilloso país.
This entry was posted in Uncategorized and tagged , . Bookmark the permalink.

One Response to TOKYO; De aldea de pescadores a gran METROPOLI

  1. narvaezjapon says:

    Desde que se publico este post en el 2009 hasta el día de hoy Tokyo ha cambiado demasiado, Tokyo en la pionera de las ciudades de futuro y día y día se renueva, cada vez mas abierta al mundo y al turismo y ahora muy proyectada en dar lo mejor para los juegos olímpicos del 2020.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s